jueves, 5 de agosto de 2010

Deportivo Pasto no pudo con Rionegro en su casa: fue empate 2-2

Fue el primer empate concedido por el conjunto nariñense en la presente temporada como local. El elenco paisa es el único que todavía no perdió como visitante.
Entretenido y reñido, como se esperaba, resultó el partido entre pastusos y rionegrinos, aunque al final los aficionados que asistieron al estadio La Libertad salieron mortificados al comprobar que su equipo todavía no despega en este Torneo Postobón 2010 y que cada vez está más lejos de los punteros en la tabla de posiciones.

Con este empate, Pasto quedó en la undécima casilla, con 7 puntos (38,9 por ciento de rendimiento), mientras que Rionegro es séptimo, con 9 (50 por ciento).

Sin haber sumado puntos por fuera de su patio, toda la campaña del conjunto dirigido por Hernán Darío Herrera se sustenta en lo que haga en su patio, donde es prácticamente invencible.

Esta vez, sin embargo, se encontró con un rival que posee oficio y sabe cómo trabajar los partidos en patio ajeno y que, además, cuenta con una delantera efectiva. Ahora, entonces, los pastusos tendrán que ir a buscar en otras plazas estos puntos que, sin duda, le van a hacer falta.

Pasto pegó primero, y pronto, gracias a la vocación ofensiva con que salió al terreno de juego. Jorge Luis Anchén, un joven jugador poco conocido en el ámbito del fútbol profesional, fue el encargado de abrir la cuenta, cuando el reloj marcaba apenas una docena de minutos. Un golpe que el visitante acusó y que provocó su reacción, aunque los efectos de ella se demoraron.

El local mantenía la iniciativa, pero cuidándose siempre del peligro que encarnaba su rival, uno de los más incómodos del torneo.

La primera parte terminó igualada luego de que, a los 38 minutos, Juan Camilo Piedrahíta convirtiera el cuarto gol de sus cuentas personales en el torneo e igualar en lo más alto de la tabla de goleadores a Cristian Rocha, de Patriotas, y Luis Alberto Tobón, de Atlético La Sabana.

Un marcador que hacía justicia al trámite del partido y que obligaba a los técnicos, especialmente al dueño de casa, a replantear la estrategia para el segundo tiempo en busca de la victoria.

El segundo período pareció un calco del primero: la iniciativa ofensiva fue del Pasto, Rionegro se plantó en la mitad de la cancha a esperar y contragolpear y el ganador fue el público, que observó un duelo interesante.

El local volvió a ponerse en ventaja temprano, esta vez a los 5 minutos, por intermedio de Walden Vargas. Pero, el visitante reaccionó de manera inmediata y solo 10 minutos más tarde, al filo del primer cuarto de hora, Mauricio Marín puso cifras concretas al marcador.

Existe preocupación en Pasto por el nivel que ofrece el equipo al mando del 'Arriero' Herrera. Si bien había una ola de optimismo a raíz de la más reciente salida en casa (5-0 a La Sabana), el hecho de no haber sumado por fuera de su patio y estos puntos que dejó escapar provocaron que se prendieran las alarmas.

Rionegro, en cambio, se fue contento por haber mantenido su invicto en casa ajena y porque no está muy lejos de los punteros.

En la séptima fecha del Torneo Postobón 2010, el próximo fin de semana, Pastó estará en Tunja en una visita de riesgo: enfrentará a Patriotas. Rionegro, en tanto, será local frente a un Atlético Juventud que llegará en crisis y con su técnico Óscar 'El Pájaro' Juárez en entredicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites